El potro dice (I)

A veces Calígula se levanta temprano y como hoy, sale desnudo a montarme. Está de más decir que ya estoy acostumbrado,  pero lo extraño es que hoy aparte, salió descalzo. Salimos de entre la Caballeriza y después de llevarme un trozo de pan de cebada, cabalgamos por el palacio. Suelo cabalgar erguido, orgulloso del poder que me representa, pero el hecho de que sentir en mis ancas sus pies desnudos me incomodaba.  Fuimos hasta al senado, ahí, entramos despacio y esperamos las reverencias. Me da risa como es que los senadores me miran con desdén como si fuera yo el culpable de la locura del emperador. Ja’! Como ellos no sienten sus pies desnudos. Aún así, me gusta el trato que me dan. Hoy es día de limpieza en la caballeriza de mármol. Calígula mandó traer desde el oriente un manto púrpura para mis aposentos. Creo que lo valgo.
Total, la idea no es mía.

Incitatus
(Enero’12)

Anuncios

~ por incitatüs en 5 enero 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: