Agua

Se sentó lentamente mientras sus muslos erizaban la espina dorsal al sentirse helada.

Desnuda, trataba de lavar el dolor del recuerdo y el trajín de una vida nocturna.

Afuera el ruido matutino se hacía constante. Adentro, el agua cubría sus oídos y con ello, el cansancio.

 

incitatüs
(enero’11)
imagen: internet

Anuncios

~ por incitatüs en 24 enero 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: