El Año del Chente

Una mano en el bolsillo de la chamarra, la otra, escribe de a dedito en el teclado de la compu. Y es que el frío está cañón me digo a mí mismo mientras bostezo de nueva cuenta. Las dos de la mañana del cinco de enero, es dos mil diez ya. El año del Bicentenario, El año del Chente, le digo yo. Y recordé cuando siendo niño imaginaba que llegaría éste año. “Nos tocará otra Revolución en el 2010”, nos decía el maestro Juanito en ese entonces. Era del tipo revoltoso, revolucionario, supongo, pero sus ideales no sucumbían ante nuestros oídos castos e infantiles de tercero de primaria. El maestro “Juanito” recuerdo, y casi al mismo tiempo sonrío al imaginar a mi profe de la infancia con una cinta tricolor en la cabeza, al más puro estilo de Julio César Chávez antes de sus peleas en los ochentas y noventas. Y es que, Rafael Acosta “Juanito”, ese tan peculiar personaje de la incipiente vida política de éste país, no hace más que darme risa, pero la mayoría de las veces, tristeza. No concibo que justo en éstas fechas, a unos cuantos meses de la conmemoración de los doscientos años de la Independencia de México, pueda alguien como él, tener el valor para salir a las calles y ante los ojos ciudadanos hacer ese extraño circo que llaman política. De repente no distingo entre “Juanito”, la invención de López Obrador, de “Sammy”, la invención de Eugenio Derbéz.  

 Sin duda, creo que no nos lo merecemos. Recién el año pasado, nos dimos cuenta que una nación como Brasil, demostró que con un gobierno de izquierda se puede llegar al primer mundo. Hasta hace algunos años, México era la nación con más posibilidades de sobresalir entre los países tercermundistas de América Latina. Hoy, el presidente Lula Da Silva, no sólo se ha convertido en el modelo a seguir de los presidentes de ésta región, sino además fue considerado como el hombre del año que justo terminó hace algunos días. Ahora, mi tristeza se enfoca a la esperanza desvanecida que teníamos con el señor López Obrador. Confieso que, yo sí tenía puestas mis ilusiones en él. Creo aún que le robaron el triunfo en las pasadas elecciones para presidente. Creo que su propuesta de ese entonces, era la más ideal para la salvación de éste país. Sin embargo, hoy y comparando su posición izquierdista al engendrar a una caricatura llamada “Juanito” con la realidad izquierdista del gobierno del presidente brasileño, no me queda más que sentirme frustrado e imaginarme un partido de futbol entre las selecciones de ambas naciones.

Pero en fin, yo no sé nada de política y mejor no opino. El Año del “Bichentenario” ya empezó. Creo que, como muchos mexicanos, no tenemos mucho que celebrar. No me siento libre si recuerdo que vivo en el país donde se pagan más caros los impuestos en el mundo. No me siento libre, si vivo en el país donde el gobierno lleva una lucha “encarnizada” contra el narcotráfico, pero se olvida de la lucha “encarnizada” que prometieron contra la pobreza de éste país. Y mucho menos me siento libre, si tan solo imagino, que en las siguientes elecciones para presidente, una caricatura con una cinta tricolor en la cabeza, será la próxima esperanza de una nación que tiene doscientos años de Independencia.

Ahora mismo desearía con todo mi corazón, que mi profe, el de la primaria, no estuviera equivocado.

 Juanito vs Sammy

Incitatüs

(enero’10)

Imagen: internet

Anuncios

~ por incitatüs en 7 enero 2010.

2 comentarios to “El Año del Chente”

  1. Che Alberto…
    Hoy ando por aqui visitando tu blog…
    Creo lei todo…
    Ya me puse al corriente…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: